En Pádel · 6 septiembre, 2016

Saque en pádel

5 Consejos generales para conseguir un gran saque

El saque dentro de la pista y a la hora de jugar un partido en deportes como el tenis, el voleibol, bádminton…, puede ser crucial y tu aliado para ganar el partido. En pádel, nos sirve de ayuda para empezar bien el punto y empezar atacando.

Muchas veces vemos como se nos va el partido porque nos hacen un buen servicio y no somos capaces de devolver la bola una y otra vez. E incluso si lo devolvemos, la bola queda perfecta para que tu rival finalice el punto con un buen ataque. Debemos trabajar el saque, para aprender a recuperar un partido perdido sin apenas juego, o dirigirlo para que el rival nos devuelva la bola donde nosotros queremos.

Para ello, os damos 5 consejos generales para conseguir un gran saque:

1/  Llega el momento de sacar, hay que dirigirse a la zona de saque pensando en la estrategia y hacia dónde queremos llevarlo. En esos segundos, hay que conseguir estar calmados para que no nos tiemble el pulso. Es el momento “más psicológico” en todos los deportes, en el que estás tú ante la pista y el rival. Por eso, se debe tener: calma, cabeza y compenetración entre ésta y tu cuerpo, para realizar lo que esperas. Fácil ¿verdad?

2/  La colocación tanto para hacer el resto como para poner la bola es muy importante para conseguir defender de la mejor forma posible.

3/  Para que nuestro rival no adivine nuestros movimientos, no siempre se debe sacar igual. Podemos meterle efecto: plano, cortado o liftado

  • Efecto plano: la bola no tiene efecto, es una manera de asegurarnos el saque, sobre todo si ya hemos realizado una falta.
  • Efecto cortado: la bola se frena, coge menos altura y al tocar la pared baja más rápido, siendo muy difícil su resto. Es el efecto ideal, para que la bola quede baja y tengan que levantarla.
  • Efecto liftado: se usa para sorprender al rival, ya que la bola cae más rápido y con un bote muy acelerado, que hace que coja más altura. Es la variedad que menos se usa, ya que su bote alto hace que el rival pueda atacarnos y devolverla con mayor facilidad.

4/  Sacando desde el lado que nos toque sacar, dirigiremos el saque:

  • Si queremos que el rival devuelva la bola hacia nuestra pareja: lo más pegado a la pared, para que sea más cómodo para el rival dirigirla hacia el frente, hacia donde está nuestro compañero.
  • Si queremos que el rival devuelva la bola hacia nosotros: hacia la “T”, para que quede lo más cerca del centro y nuestro rival tenga que desplazarse, dándonos tiempo a nosotros a subir a la red, siempre siguiendo la bola.
  • Si queremos que sea difícil devolverla: hacia el cuerpo del rival.

5/  Para dirigir el saque hay que practicar mucho y coger cada uno su propia sensibilidad, pero juegan un papel bastante importante: las piernas (la pierna/apoyo delantero para dar la potencia y el pie de atrás, para ayudar a dirigir la cadera) y el control sobre la potencia, según las tres direcciones que hemos comentado antes.

 

Como veis, el saque es un golpe inicial muy táctico que no sólo debe ser rápido y al ras. Esperamos que os hayan servido estos consejos.

Deja un comentario

(requerido)